Proyecto educativo “Insta_RETOS”.

 “INNOVACION EN EL USO DE LAS REDES SOCIALES VIRTUALES”

José Pedro Martínez Tormo,  profesor de Secundaria del Colegio CEU Jesús María (Alicante) , apuesta con su alumnado por las redes sociales y este es el magnífico resultado.

 

Convierte Instagram, una herramienta de uso meramente social, en una herramienta que permite aprender.

 

1. Presentación, contextualización y antecedentes previos en torno al proyecto.

Las redes sociales han supuesto una auténtica revolución en la forma de relacionarse, tanto de jóvenes como de adultos. Su presencia en las aulas como herramientas pedagógicas es aún algo poco habitual. Por parte de algunos docentes existe la intuición del enorme potencial de las mismas. Las redes sociales virtuales se pueden convertir en fuente de motivación y herramienta de trabajo. Además, su empleo en ámbitos escolares promueve la reflexión grupal sobre su uso, casi a la vez que su primer inicio de sesión y con ello, en ocasiones el inicio de problemas.  Es fundamental, desde el ámbito educativo, hacer hincapié en la competencia digital, pues es esta competencia la que permite optimizar el uso de los recursos digitales y evita o disminuye problemas como el ciberbulling.

Nuestro proyecto comenzó hace algunos años, con un blog como herramienta digital de la asignatura de Biología y Geología. Sim embargo, el formato Blog no facilita la interacción de los usuarios, así que optamos por dar el salto a una red social, concretamente Twitter con la que seguimos sin conectar con los alumnos. desafortunadamente ocurrió lo mismo. Los alumnos de secundaria no se sentían atraídos por esta red y la participación también fue escasa.

Es constatable el uso masivo de las redes sociales virtuales entre alumnos de los últimos cursos de secundaria. En la actualidad la más popular es Instagram así que, con ella, decidimos probar suerte esta vez.

Durante el curso 2017-18 llevamos a cabo la prueba piloto. La experiencia se inició en dos aulas de 4º ESO, con unos 60 alumnos que sabían más de la red que los autores del trabajo. Así empezó la conversión de Instagram, una herramienta de uso meramente social, en una herramienta que permite aprender.

2. Descripción del Proyecto. Principales características que lo definan. Ruta

Casi la totalidad de nuestro alumnado de 4º ESO, por no decir de secundaria, tienen cuenta en Instagram. Obviamente no todos son igualmente activos. Nuestro primer paso fue abrir una cuenta  que ellos pudieran seguir: @profedeciencias. En España la edad mínima legal para tener Instagram es 14 años.

Como inicio de la experiencia se invitó a los participantes a elaborar un decálogo de buen uso de la cuenta. Los alumnos hicieron sus propuestas sobre qué comentarios se pueden poner como respuesta a los Bioretos, el cuidado del tipo de lenguaje, la ortografía o si se pueden enviar preguntas al profesor fuera del horario escolar. Esta primera actividad es verdaderamente interesante. Son los propios alumnos los que deciden las normas de funcionamiento en la gestión de su competencia digital. El decálogo fue respetado por todos.

Y así comenzamos con los #bioretos.  Periódicamente se sube a la cuenta de Instagram @profedeciencias una pregunta, foto o vídeo explicativo de algo relacionado con el mundo de la biología (como podemos ver en las fotos). En lo referente a las preguntas, todas van acompañadas con el #Bioreto, a las que ellos responden a cualquier hora del día y desde cualquier lugar.  Los primeros en proponer y defender una buena respuesta reciben uno o dos positivos, en función de la dificultad del reto, que repercutirá positivamente en la calificación final de la evaluación.  Tienen claro que esta actividad tiene un valor académico y la perciben como una herramienta para mejorar su aprendizaje.

Todos los #bioretos son propuestos en horario no lectivo, en un tiempo en que ellos están más activos. Por fin encontramos que la respuesta era la deseada.

Para interaccionar en el momento, el profesor marca los alumnos que tienen mejores respuestas dándole un “me gusta” a sus comentarios. Se busca la respuesta mejor razonada y redactada.

Con el tiempo esta pequeña comunidad virtual tomó conciencia de la potencia de los bioretos. La práctica nos permitió ir sacando más partido de ella. Los alumnos tomaron la iniciativa y empezaron a compartir noticias, investigaciones recientes o vídeos explicativos entre ellos y con el profesor. Se generó una red de intercambio de información, abierta las 24 horas del día. Añadir aquí la facilidad con que podían enviar preguntas al profesor u otro compañero para resolver sus dudas o ampliar el #bioreto. Las cuestiones se fueron convirtiendo en conversaciones en los patios y en las aulas. También los alumnos de 3º de ESO estaban pendientes y manifestaban sus ganas de tener la experiencia Bioreto en el curso siguiente.

Los bioretos permitían que la clase propusiera tratar aquellos que les resultaban más interesantes, curiosos etc.  Es fundamental que tras cada propuesta se hiciera una evaluación del mismo y de los que había suscitado en ellos.

Este curso, 2018-19, continuamos con los #bioretos. Ha sido por aclamación. Hemos introducido nuevas actividades como encuestas o preguntas (en la imagen, una de ellas que ha recibido más de 100 respuestas de usuarios de Instagram). Así nos es más fácil obtener datos reales con los que poder extraer unas conclusiones fiables.

 

3. Metas u objetivos que se persigue con el desarrollo del proyecto.

EL uso de Instagram en el aula pretende

  • Aumentar la motivación del alumno por la asignatura y por su propio aprendizaje.

  • Desarrollar en el alumno competencias como la digital, aprender a aprender y el sentido de iniciativa y espíritu emprendedor.

  • Desarrollar en los alumnos la capacidad de investigar, observar y descubrir.

  • Iniciar a los alumnos en la formación continua que será tan importante en su futuro laboral.

     

4. Principales acciones innovadoras que se desarrollan en el proyecto. Evidencias.

Juan Escudero (Pascual, 1988: 86) señala que:

 

“Innovación educativa significa una batalla a la realidad tal cual es, a lo mecánico, rutinario y usual, a la fuerza de los hechos y al peso de la inercia. Supone, pues, una apuesta por lo colectivamente construido como deseable, por la imaginación creadora, por la transformación de lo existente. Reclama, en suma, la apertura de una rendija utópica en el seno de un sistema que, como el educativo, disfruta de un exceso de tradición, perpetuación y conservación del pasado “.

 

Nuestra experiencia se encuentra en total consonancia con las palabras de Escudero.

 

Hacer que un niño encuentre nuevas posibilidades en un instrumento como es un teléfono inteligente y de manera simultánea que lo que ocurre a través de “su móvil” le motive, lo movilice, le anime a participar y despierte un interés que   le lleve a tomar conciencia de la importancia de ser el protagonista de su aprendizaje.

 

Añadir que en la bibliografía revisada es escasa la mención de una experiencia y prácticamente nula si se refiere a la etapa de la Educación Secundaria.

Hemos sido testigos de cómo la principal herramienta social de nuestros alumnos se puede convertir en una herramienta educativa, de cómo gestionan la información, la contrastan y buscan la manera de explicar de forma correcta, a veces, haciendo cómplice a sus familias.

Los participantes se contagian entre sí, la participación crece y descubren un modo de aprender que les estimula a seguir en ellos, un aprendizaje básicamente competencial. Además, se ha   conseguido una red de aprendizaje, sin barreras físicas, que los alumnos sienten como suya.

La motivación que genera en buena parte del alumnado se transforma en un mayor interés por la asignatura. Las mismas conclusiones nos llevan más allá, al campo de la neuroeducación, destacando al Doctor Francisco Mora Teruel. Insiste con rotundidad que sin emoción no hay aprendizaje, que el cerebro sólo aprende si hay emoción. ¿No se enriquece el enfoque del uso de las redes sociales virtuales bajo esta perspectiva? Nos parece que hay un verdadero universo de novedades positivas por descubrir si convertimos el uso de las redes sociales en herramientas de aprendizaje

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las imágenes son de una encuesta en @profedeciencias, respondida por más de 100 personas. La pregunta era si quieren que continúen los #bioretos.  Se obtuvo una aplastante mayoría a favor del sí.

5. Análisis de resultados esperables.

Si analizamos las respuestas de la evaluación que realizaron los alumnos al finalizar el curso pasado, Insta_retos les ha supuesto una nueva forma de ver la asignatura y sobre todo una nueva forma de trabajo y aprendizaje. Muchos han expresado su mejora en la forma de entender las cosas y de aprender, y en un porcentaje muy elevado, han reconocido sentirse más motivados a la hora de enfrentarse a la asignatura.

Mencionar a aquellos alumnos que no pertenecían al proyecto. También pidieron poder ser partícipes en los #bioretos. El “boca a boca” provocó en secundaria una gran expectación.  Podemos afirmar, por tanto, que la motivación que conseguimos con los alumnos no es una motivación que se queda entre cuatro paredes físicas del aula, si no que son capaces de expresar este interés y entusiasmo a sus propios compañeros y familiares. Una motivación que redunda en beneficio de toda la comunidad educativa.