Entrevista a Elisa Beltrán García. PREMIOS EDUCA ABANCA 18.

Elisa Beltrán García: galardonada en los

“PREMIOS EDUCA 2018”

Educación Primaria.

 

1. Antes de estar nominado, primero debes ser propuesto por las personas que te rodean y confían en tu trabajo, ¿cuál crees que han sido las razones que han llevado al alumnado, a compañeros/as y a las familias a presentar tu candidatura a los premios Educa?

Tras la publicación de la nominación descubrí que han sido las familias de mis alumn@s de este curso y de cursos anteriores los que planearon presentar la candidatura.

Creo que la principal razón por la que me han nominado es porque en mi clase el centro y el protagonista es el alumnado con todo lo que esto supone: respetar sus ritmos, su personalidad, su situación personal o familiar…. Es fundamental para mí conocer a mis alumn@s, pero conocerlos en el momento que llegan a mí, sin prejuicios, ya que, a veces lees informes que te dejan de piedra pues tú te encuentras con un niño o niña completamente diferente y ese desde ese momento desde el que hay que empezar a construir.

 

Me esfuerzo por conocer sus intereses y partir de ellos, llevo al aula la emoción por aprender cosas nuevas e intento que sean lo menos teóricas posibles (solo lo necesario para que les ayude a construir su aprendizaje) y que les ayuden en su día a día. Fomento la escucha activa, nuestros alumn@ ya no vienen a clase sólo a recibir, traen mucho en sus “mochilas” para dar y les encanta compartirlo con nosotros.

Nos reímos mucho y si tenemos que llorar, lloramos. Les quiero un montón y el cariño y la cercanía son pilares básicos de mi labor docente. Vienen felices al aula, deseando hacer y que les sorprenda (y muchas veces son ellos los que me sorprenden a mí) y eso es magnífico porque crea un ambiente de aula muy favorable al proceso de aprendizaje.

Trabajamos en equipo y disfrutamos del aprendizaje más allá de cualquier libro de texto, a pesar de que es la herramienta principal y, a veces me, cuesta hasta que lo saquen, pues prefieren antes cualquier otra actividad que les proponga.

Jugamos y no sólo jugamos para divertirnos, que es sanísimo, sino para aprender. Desde hace unos cursos usamos una serie de plataformas educativas que a través de la gamificación de los contenidos curriculares hacen el aprendizaje mucho más llamativo.

Como ellos dicen: vivimos aventuras… las cuáles casi siempre son entre las cuatro paredes del aula, pero es increíble cómo usando la emoción como medio de comunicación, el aprendizaje fluye y se convierte en eso, en aventura, en reto, en descubrimiento. Me encanta la frase del Doctor Francisco Mora:

 

“Sin emoción no hay curiosidad, no hay atención, no hay aprendizaje”

 

 

Y el último motivo, y probablemente el principal si pienso en las familias que me han podido nominar, es que formamos un tandem inseparable. En ocasiones los padres se sienten perdidos ante lo escolar, no saben si ayudar o no, otros se sienten culpables porque no pueden o no saben hacerlo y creo que es labor del docente generar en ellos un sentimiento de seguridad y confianza ante lo que se hace en el aula. Creo firmemente que las familias son uno de los tres pilares de la enseñanza (docentes, familias y alumnos) y que cuando hay buena comunicación y sintonía, los que ganan son siempre los alumnos.

Soy de las que creo que el aprendizaje se debe dar en el colegio, para mí no tiene sentido que un niño llegue a casa sin saber hacer algo y que sean sus padres los que le tengan que enseñar. En mi clase no existen los deberes y una de las razones es esa. Los niños y niñas pasan muchas horas en el colegio aprendiendo y construyendo su propio aprendizaje que no se puede limitar a memorizar para que al salir ya se hayan olvidado. Se trata de ayudarles a aprender a aprender, y no sólo a hacer cosas sino a saber que esas cosas tienen un por qué y un para qué.

Que los padres sepan lo que haces en el aula y porqué lo haces es la clave para que confíen plenamente en ti, y yo me esfuerzo en ello, no se puede enseñar ni educar sin contar con las familias.

 

2. Uno de los criterios que influyó en la decisión final del jurado fue la realización de actividades innovadoras en tu aula, ¿qué es para ti la innovación educativa?

La innovación educativa para mi es buscar aquello que ayude a mis alumn@s a aprender mejor, a disfrutar del proceso de aprendizaje y que les haga protagonistas del mismo. Creo que hoy en día un maestro necesita tener un gran abanico de metodologías, herramientas y proyectos que le ayuden a dar a cada uno aquello que le motiva y le ayuda a avanzar, de nada sirve ya el “café para todos”.

Mi curiosidad por afianzar ideas que desde siempre rondaban en mi cabeza entorno a los tiempos de aprendizaje, al desarrollo personal de cada alumn@ y sobre todo a la individualización y personalización del proceso de enseñanza-aprendizaje, me llevaron hace dos cursos a estudiar un Máster en Neuropsicología e inteligencias múltiples que como era de esperar hicieron fuertes mis planteamientos.

 

Enseñar sin saber cómo funciona el cerebro,

es como querer diseñar un guante sin haber visto nunca una mano (L. Hart, 1962)

 

Hasta hace poco menos de dos décadas, no teníamos ningún recurso para saber qué era el cerebro y los educadores hacíamos lo que podíamos con lo que sabíamos. Por observación, ante la aparición de una nueva teoría, la fusionábamos y aplicábamos eclécticamente. Ahora, con todo lo que sabemos y con la neurociencia que nos da consejos y ayuda, tenemos mucho que estudiar y aprender. Un educador tiene la obligación de conocer con qué materia prima están trabajando.

 

Esto es conocer el cerebro, saber que cada individuo tiene un cerebro único, con un estilo de aprendizaje único. Esto nos hace ser únicos y es uno de los grandes desafíos a los que nos tenemos que enfrentar.

 

Por tanto, innovar para mi es buscar en cada alumn@ que es lo que le ayuda a crecer y desarrollarse. Poner al alcance estímulos, recursos, posibilidades, herramientas y desafíos para que se motiven e inicien su propio proceso de aprendizaje, sin comparaciones y sin exigir un ritmo igual para todos.

Hoy en día, y desde mi experiencia de aula, tengo claro que el aprendizaje basado en proyectos, la robótica y la gamificación son los recursos y las herramientas más innovadoras e ideales para motivar a nuestros alumn@s.

Todas ellas están presentes en mi aula y creo que eso ha pesado mucho en la decisión del jurado.

 

3. Es cierto que cada vez hay más recursos tecnológicos en el ámbito educativo, y sin embargo los resultados académicos no son del todo buenos, ¿por qué crees que esto sigue sucediendo?

Creo que esto es debido, por un lado por la falta de formación en el profesorado. Es muy habitual incluir recursos tecnológicos cuando el profesorado aún no los domina e incluso se siente inseguro ante ellos, esto lleva a hacer un uso “tradicional” y por tanto similar al recurso anterior.

Por ejemplo, los libros digitales, creo que nada sirve cambiar libros en papel por libros digitales si el uso va a ser el mismo, y las indicaciones en vez de ser abrimos el libro por la página 27 y hacemos el ejercicio 2, les decimos encended el pc acceder al libro digital y haced en la libreta los ejercicios de la pantalla. Esto es desperdiciar las infinitas posibilidades que tienen los buenos libros digitales.

Estos deben ser una pantalla al exterior, deben fomentar la investigación, la pregunta y la sorpresa al ayudarnos a descubrir otra forma de aprender. Hoy en día muchos de nuestros alumnos tienen inteligencias (definidas por Howard Garner) muy claras y cuya forma de aprender necesita muchos más estímulos que los lingüísticos y matemáticos, necesitan visualizar videos, escuchar música, dibujar, crear presentaciones, superar retos así como expresar y aportar sus propios conocimientos, todo esto se lo facilitan las herramientas digitales que tenemos a nuestro alcance, pero si el profesor no las conoce y sigue usando única y exclusivamente como usaba el lápiz y el papel es lógico que no mejoren los resultados académicos.

Por otro lado, me gustaría resaltar que estas herramientas bien utilizadas no sólo mejoran los “resultados académicos” en el sentido tradicional de la palabra, sino que desde mi punto de vista mejoran las competencias de nuestros alumn@s que creo que es infinitamente mejor.

Mejora su capacidad de trabajar en equipo y por tanto el respeto hacia las opiniones de los demás, la capacidad crítica a la hora de valorar una información que pueden encontrar en la red, la forma de transmitir sus conocimientos tanto con exposiciones orales como escritas e interactivas a través de múltiples aplicaciones multimedia que acaban dominando, y creo que hacia esto es hacia lo que nuestra escuela debe caminar y el objetivo número uno de formación para los docentes.

 

4. ¿Cómo sería en tu opinión, el maestro ideal y el contexto educativo innovador ideal?

Pues mi centro educativo ideal sería aquel que por fin pudiese poner en marcha medidas que realmente tuviesen al alumn@ en el centro del proceso de enseñanza-aprendizaje.

 

  • Sin horarios cerrados que nos obligan a cambiar de asignatura cada 45 o 50 minutos.

  • Sin asignaturas que compartimentan los aprendizajes.

  • Basado en aprendizaje por proyectos, siendo los centros de interés aquellos más cercanos a nuestros alumn@s.

  • Con espacios abiertos y flexibles que faciliten otra forma de aprender

  • Abierto a todas aquellas herramientas y metodologías que mejoren los aprendizajes.

 

Y lo más importante para mí, que valore a todos y cada uno de los docentes que forman su claustro, que crea en ellos, que sea capaz de pedirle a cada uno a la altura de sus posibilidades y que fomente y genere en ellos confianza, ganas e ilusión por formarse y por alcanzar la excelencia no sólo profesional sino sobre todo personal.

Creo que si estos son los objetivos que buscamos en nuestros alumn@s no pueden ser menos los que busquemos alcanzar con el mayor valor que debe tener un colegio, su claustro.

Para mí el maestr@ ideal sin ninguna duda es aquel que:

  • CREE en sus alumn@s y sabe que todos y cada uno de ellos tienen un gran potencial que debe ayudarles a descubrir.
  • ES DIVERTIDO, nuestros alumn@s aprenden mucho mejor desde la alegría, desde una sonrisa, desde la emoción… acudiendo cada mañana felices a una clase distendida en la que se sientan seguros tanto para acertar como para equivocarse sin miedo.
  • PARTE DE SUS INTERESES para que a través de aquello que les gusta y les emociona los aprendizajes se hagan significativos e interesantes.
  • USA MEDIOS DIGITALES teniendo en cuenta la sociedad digital en la que vivimos y en la que ellos están creciendo dar la espalda a dichas herramientas nos aleja de sus intereses, mientras que si los traemos al aula por ejemplo plataformas educativas digitales y/o juegos educativos mejoramos el interés y la motivación en el aprendizaje.
  • LES QUIERE MUCHO. Si quieres a tus alumn@s, si crees en ellos y sientes que pueden conseguir todo lo que se propongan esa es la clave para llegar a ser un profe ideal que siempre estará en el recuerdo y el corazón de sus alumn@s.

 

5. Dedicas tu vida a ‘escuchar a los niños o adolescentes’, ¿cuáles son las cosas más interesantes que has aprendido de ellos?

Escuchando a los niñ@s te das cuenta de que el rol del maestro que lo sabe todo tiene que pasar a la historia.

Nuestros alumn@s están expuestos a muchísima información antes incluso de comenzar su escolarización y en muchas ocasiones es un bagaje importantísimo del que partir.

Necesitan ser escuchados y que se sientan escuchados ya que pueden aportar y enriquecer muchísimo el día a día, y a la vez necesitan confrontar esos conocimientos con el adulto para asegurarse de que son correctos y útiles para su vida, es por eso que el profe sigue siendo imprescindible y un pilar fundamental en el aula que nunca será sustituido por ningún tipo de máquina ya que dar ese feedback desde la emoción y el cariño sólo lo puede hacer un maestr@ comprometid@ y vocacional.

 

6. Vamos a situarnos en la alfombra roja, como en los Óscar de Hollywood, ¿a quién dedicarías el premio y por qué?

Pues desde la alfombra roja y como no puede ser de otra manera agradezco no sólo este premio sino la posibilidad de haber podido llegar hasta aquí en primer lugar a mi familia, a mis padres, Jesús y Pilar, que lucharon para que tuviese la mejor educación y la posibilidad de estudiar la carrera que me gustaba y de la que sigo enamorada.

También a mi marido Nacho y mis hijas Ana y Elisa que respetan mis tiempos de trabajo y mi dedicación en muchas ocasiones en cuerpo y alma, sobre todo estos últimos cursos.

Y desde luego a mis alumn@s y a sus familias que con este reconocimiento han llenado mis días de ILUSIÓN con mayúsculas. Llevo 25 años al pie del cañón, dando clase desde dos visiones diferentes: en los inicios, como profesora de apoyo con alumnado de educación especial e integración educativa, en lo que mi colegio fue pionero en Asturias, y, desde hace 12 cursos, en una tutoría de 1º y 2º de primaria.

Por eso, este premio supone un gran reconocimiento, pero, sobre todo, un impulso para seguir haciendo lo que hago cada día y para continuar contagiando de ilusión a los que me rodean. Cuando uno cree en lo que hace, cree en sus alumn@s, colabora con las familias y no abandona su formación, tiene todos los ingredientes necesarios para obtener resultados positivos en su aula.

Creo en la importancia de premios o reconocimientos de este tipo que reconozcan el valor del trabajo de tantos y tantos maestros de vocación que se esfuerzan cada día en dar lo mejor de ellos mismos conscientes de que lo más importante es centrarse en el gran potencial que poseen todos y cada uno de nuestros alumn@s.

 

 

 

Ser finalista significa para mi representar a todos aquellos que no sólo sueñan con que otra escuela es posible, sino que con su día a día están demostrando que el cambio está en nuestras manos.

 

  • Twitter:  https://twitter.com/elisabeltrang
  •  Facebook:  https://www.facebook.com/elisabeltrang/?ref=bookmarks
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *