Cuentos para el desarrollo emocional desde la teoría del apego

 

1. ¿Nos podríais resumir de qué trata el libro “Cuentos para el desarrollo emocional desde la teoría del apego”?  

Es un libro que hemos escrito con mucha ilusión para tratar de ayudar y aportar luz a diferentes personas que necesitan recursos y estrategias para mejorar el vínculo que tienen con sus hijos o alumnos. También es útil para desarrollar estrategias de regulación emocional. Es un libro dirigido a madres, padres, profesores, orientadores, profesionales, etc. En definitiva, a cualquier persona que esté interesada en ahondar en sus conocimientos y habilidades en relación al apego y al desarrollo del ámbito emocional. El libro lo forman un total de diez capítulos. En cada capítulo desarrollamos los cimientos teóricos básicos para terminar el capítulo con un cuento que ayude al adulto a comprender mejor lo explicado previamente. Es importante señalar que los cuentos están escritos y dirigidos a los adultos. Son cuentos que nos ayudan a los adultos a comprender mejor lo que pretendemos transmitir.  Algunos de los cuentos pueden ser útiles también con niños a partir de los 8-9 años. Para adolescentes son muy efectivos.

 

2. ¿Qué contáis? ¿Qué diferencia esta recopilación de cuentos a otra cualquiera de las publicadas? 

Lo realmente innovador e interesante de este libro son los cuentos. En cada capítulo, antes de cada cuento, desarrollamos las dos o tres ideas básicas de aquello que queremos explicar, como puede ser definir qué es el apego, explicar los diferentes estilos de apego, hablar de las emociones que experimentamos en el día a día, cómo se desarrolla el cerebro o los siete pasos para convertirnos en expertos emocionales, entre otros temas. Una vez que hemos desarrollado los pilares fundamentales del tema lo que hacemos es continuar con un cuento, escrito con mucho cariño y emoción para que el lector pueda sumergirse en los diferentes personajes y comprender mejor lo que queremos transmitir. Por ejemplo, en el capítulo dos explicamos los estilos de apego y para concluir el capítulo, hemos hecho una adaptación del cuento de “Los tres cerditos” para entender mejor los tres estilos de apego inseguro que existen. Y la vedad es que a la gente les están gustando mucho los cuentos y comprenden mucho mejor lo que queremos transmitirles.

 

3. ¿Cuándo fue el “flechazo”? ¿En qué momento Rafa y Olga se sentaron para escribir juntos? ¿Esta historia continuará?

Olga y Rafa se conocieron hace ya unos cuantos años en un curso de formación sobre apego. Olga estaba impartiendo una formación sobre apego y psicoterapia y Rafa era uno de los muchos alumnos que asistían fascinados por los contenidos que explicaba Olga de manera magistral. En un descanso, Rafa se acercó a hablar con Olga. Quería seguir en contacto con ella para seguir aprendiendo sobre apego.

 

 

Rafa invitó a Olga a impartir un breve taller a sus alumnos de la Facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid. Ella aceptó encantada. Y a partir de ahí se forjó una gran relación de amistad. Todo esto desembocó en la idea de escribir un libro juntos. La química entre ambos surgió desde el primer momento y a día de hoy siguen vinculados por diferentes proyectos, todos ellos en relación al desarrollo de vínculos de seguridad entre padres e hijos. No nos cabe la menor duda de que este libro tendrá un continuación o realizaremos un proyecto diferente pero seguro que juntos. Nos sentimos muy cómodos el uno con el otro.

 

4.¿Por qué cuentos para el desarrollo emocional?

Una de las maneras naturales que emplea el cerebro para pensar y organizar información es a través historias y cuentos. Por este motivo entendemos mucho mejor una idea compleja cuando se nos ejemplifica mediante una situación conocida. La intención de los cuentos que vais a encontrar en el libro es triple.

 

 Nuestros cuentos pretenden ejemplificar en una historia los conceptos teóricos explicados en cada capítulo, porque creemos que es mucho más sencillo aprender una información si podemos relacionarla o incrustarla en una historia.

 

Por otro lado, hemos querido terminar de explicar la información de cada capítulo con un cuento puesto que teniendo una imagen o una metáfora que conceptualice las ideas complejas que hemos explicado éstas son mucho más fáciles de recordar. Por ejemplo, en el libro explicamos que si los bebés no tienen satisfecha su necesidad constitutiva de tener una unión afectiva con un adulto que les dé protección y afecto (vínculo de apego) sufren estrés. Nos parecía que esta idea permanecería más tiempo en la memoria de los lectores si hablábamos del frío en alma. Todos sabemos qué es pasar frío, y sabemos que esto pasa si no estamos abrigados, pues creamos, a partir de esta idea conocida, el concepto de frío en el alma, un frío que se puede sentir estando adecuadamente abrigados, que se siente cuando no tenemos las necesidades afectivas cubiertas.

Y, por último, quisimos aderezar los capítulos del libro con cuentos para, después de haber hecho pensar a los lectores sobre los contenidos teóricos, hacerlos sentir estos contenidos. Sintiendo se aprende de una manera más significativa y profunda.

 

5. Los cuentos que desarrolláis en el libro, ¿a quién van dirigidos?

Este libro tiene dos tipos de cuentos para ejemplificar y amplificar la teoría que se ha ido exponiendo a lo largo de los capítulos.

 

  • Primer tipo, cuentos para adultos: estos cuentos están dirigidos a que, como padres, educadores pensemos en cómo nos relacionamos con los niños, en la manera en la que les damos afecto, en la que cubrimos sus necesidades, en la que en definitiva construimos nuestra relación afectiva con ellos. Estos cuentos sirven para “uno mismo”, es decir, para analizar nuestro comportamiento en aras de mejorar lo que sea necesario y afianzarnos en lo que hacemos de un modo adecuado. Y sirven para trabajar con profesionales/padres, para enseñarles y reflexionar con ellos sobre cuestiones básicas sobre cómo educar y criar a los niños.

Estos cuentos son:

  1. El frío del alma. Dirigido a que reflexionemos sobre la cercanía física que necesitan los bebés entre 0-3 años, que de no darse genera frío en el alma de nuestros niñ@s.
  2. Los tres cerditos y los tres tipos de hogares emocionales. Dirigido a que pensemos en cómo es nuestro estilo de dar afecto a los niños. Enfatizando que no podemos ser erráticos, dar afecto ahora sí ahora no a los niños, y recriminándoles que nos los pidan cuando no nos apetece darlo, porque crearíamos un hogar emocional de paja. En que no tenemos por qué negar nuestras vulnerabilidades ni retirar el afecto a los niños si ellos muestran la suya, porque crearemos hogares emocionales de madera, cuando lo sano es crear hogares emocionales de ladrillos.
  3. El arpa mágica. Dirigido a fomentar el no someter o doblegar la voluntad de los niños en cuestiones imprescindibles para que construyan su identidad.
  4. La tripulación cerebral. Dirigido a tener metáforas sobre cómo está el cerebro de los niños, está demasiado gobernado por su musaraña, por su camaleón o por su delfín.
  5. MurbeM. Dirigido a analizar cómo reaccionamos ante la expresión emocional de los niñ@s, la ignoramos, sobre reaccionamos, o tenemos una respuesta ajustada.
  6. Un final inesperado para caperucita roja. Dirigido a analizar lo que puede llegar a influir en los niños sentir que no les vamos a querer.

 

  • Segundo tipo, cuentos para niños y adolescentes. Estos cuentos están dirigidos o bien para leerlos con niños entre 8-12 años, menos las dos amigas que es para adolescentes 15-18. O bien para utilizar la metáfora que contienen para explicar cuestiones de la vida importantes de una manera sencilla, esto se puede hacer con niños. Estos cuentos son:
  1. Corazones pequeños. A los niños de 4 años ya les podemos contar una versión simplificada y breve del cuento, como se indica en el capítulo. La idea es que con la metáfora del corazón pequeño les podamos explicar que no es bueno tener todo absolutamente todo lo que deseamos que no es una necesidad, porque puede llevarnos a no apreciar las cosas = se nos hace el corazón pequeño.
  2. El jardín de la vida. Dirigida a ayudar a los niños con la sobre exigencia, como nos puede pasar a veces que si algo puede fallar o nosotros mismos podemos fallar podemos desistir de hacerlo (como cuando la protagonista quiere acabar con su tienda)
  3. La emocicleta. La metáfora que podemos explicar con niños desde 5 años es que el enfado es positivo porque nos indica algo que está mal y porque nos da la energía para protegernos o para arreglar algo que no ha estado bien (por lo que nos hizo enfadar). La metáfora que podemos trabajar con los niños es la de aprender a capturar nuestros sentivatios y aplicarlos en algo que nos beneficie y no que nos dañe.
  4. El desván cerebral de los recuerdos. La metáfora de los neuroduendes sirve para explicarles a los niños que la tristeza es necesaria para que cuando hemos perdido algo importante los neuroduendes construyan recuerdos de aquello que hemos perdido y de alguna manera lo podamos tener para siempre.
  5. Las dos amigas. Para mostrar cuando los padres prohíben algo que aparentemente es genial pero que ellos saben por experiencia que o es un engaño o es nocivo.

 

6. ¿Cuál es el mensaje principal que queréis que llegue a las familias, a los niños/as, a profesionales de la educación?

En el libro exponemos las maneras adecuadas de tratar a los niños y niñas y las no adecuadas. Queremos llevar al lector a plantearse su crianza con sus hijos o a repensar en cómo él fue criado. A veces pensar en uno mismo, en nuestras actuaciones o en las actuaciones que otros tuvieron con nosotros no es fácil, pero es necesario para mejorar o para aprender de los errores que cometieron con nosotros y no repetirlos. Queremos que los cuentos de este libro ayuden a pensar en lo que nos ha pasado, pero desde la seguridad y protección que da el estar pensando en otros personajes. De esta manera se puede burlar los mecanismos de defensa normales que tenemos todos y todas, para entrar en contacto con nosotros mismos y nuestra historia de una manera mucho más profunda.

Cuentos para el desarrollo emocional contiene mucha magia que es explicada con ciencia. Contiene un puñado de historias fantásticas para acercarnos al proceso de desarrollo de los niños y las niñas. Porque los cuentos no son sino la traducción de la vida real a fantasía. Y con estas fantasías esperamos que los lectores puedan llevarse muchas herramientas prácticas e imágenes metafóricas para esculpir el cerebro de sus niños de una manera más sana y adecuada.

 

  • Twitter: RafaG_Darwin
  •  Facebook: Rafa Guerrero – Darwin Psicólogos
  •  Insatagram: @rafaguerrerodarwin
  • olgabb79@gmail.com
  • Ikigai Psicología
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *