Somos de los que piensan que la única forma de avanzar es contigo.

Entrevistamos a Elisa Reyes

Captura de pantalla 2016-08-09 a las 16.17.57

Elisa Reyes es natural de Jaén, diplomada por la Universidad de Granada en Educación Infantil y Educación Especial, lleva ejerciendo como maestra de Educación Infantil desde el 2006 en el Colegio Amor de Dios de Granada, situado en un contexto socio-económico y cultural de exclusión social. Durante diferentes estancias en Londres se familiarizó con el sistema educativo inglés y sus avances en el campo de las inteligencias múltiples. Diversas inquietudes la llevaron a participar en un programa escolar en Kenia, donde impartió clases de forma voluntaria y aprendió distintas metodologías exentas de aprendizajes estáticos y repetitivos y centradas en las capacidades individualizadas de cada alumno. Esta mezcla cultural, junto con 4 años de trabajo en el aula, adaptando la teoría de las inteligencias múltiples al currículum de Educación Infantil, fue el detonante que dio lugar al libro Inteligencias Múltiples en Educación Infantil. La práctica en el aula. 

¿Si tuvieras que elegir un momento de tu vida profesional, con cuál te quedarías?

Tengo dos momentos que creo que jamás olvidaré y que han marcado tanto mi vida como mi carrera. El primero fue hace dos años cuando realicé un voluntariado en una escuela infantil en Nairobi, Kenya. Cuando llegué vi a niños que morían de sed y con enfermedades, en un colegio sin a penas materiales o espacios, pero con un nivel curricular y competencial que me dejó sin palabras, ya que los alumnos de 3 a 5 años dominaban dos idiomas a nivel oral y escrito a la perfección, no solo sumaban o restaban si no que sabían las tablas de multiplicar y multiplicaban, resolvían problemas lógicos que a mi me costaba entender y a la misma vez eran capaces de construir una catapulta con ramas y palos, hacer plastilina con una masa extraña o pintura de colores con especias. Esos niños y niñas han sido las personitas mas felices que he conocido, con un gusto por aprender reflejado en sus habilidades y logros. La raíz de estos resultados era simple y conmovedora al mismo tiempo. En Nairobi al terminar la etapa infantil el gobierno realiza un examen para todos los alumnos, una especie de selectividad que divide a los niños y niñas, según sus resultados, en colegios catalogados de tipo”A”, “B”, o “C”.  Tan duro como que si tu nota era tan alta como para ir a un colegio tipo “A” tenías más posibilidades de seguir vivo, pues el gobierno se hacía cargo de ti y tendrías comida, agua y atención medica. El medio para conseguir esto pasaba por las manos de las educadoras mas talentosas que he conocido, centradas en enseñar de una manera o de otra según las inclinaciones naturales de cada alumno, sin medios, no sin recursos. Fue la primera vez que vi a Gardner y a sus inteligencias latiendo fuertemente en la sabana.  Despertó en mi una manera de ver las cosas que aún me acompaña.

El segundo momento lo viví el año pasado en mi colegio, lo que comenzó siendo un proyecto de un robot terminó siendo algo increíble que fue cogiendo forma a medida que el proyecto avanzaba. Construimos un robot pero tras mucho esfuerzo y trabajo no resultó lo que nuestros niños esperaban, ya que ellos querían un robot con ” vida” , al final hicimos que ese robot cobrara esa vida y cumplimos el sueño de una de nuestras alumnas de llevarse el robot a casa, aún recuerdo cuando decidimos hacerlo y salir a la calle en un barrio de exclusión social, con un robot andando de la mano de una niña de tres años que vivía en la peor zona de la barriada. No sabíamos qué iba a pasar, y lo que pasó nos sorprendió a mis compañeras y a mi , más que a los propios vecinos ver un robot por la calle. Hubo mucha emoción, mucho cariño y muchísimo agradecimiento por ambas partes. Ese día decidí no dejar nunca de soñar.

¿Qué es para ti la innovación educativa?

Me hace gracia cuando veo que mucha gente asimila inmediatamente este termino a pizarras digitales o tablets y no quiero decir con esto que no crea necesarios estos materiales, pero para mi, saber utilizar y emplear competentemente las tics no necesariamente esta vinculado con la innovación. Yo creo que una verdadera innovación educativa son todas aquellas acciones que ayudan a crear herramientas ÚTILES para desenvolverse en la vida a nivel personal y profesional.  La innovación educativa tiene que estar por encima de corrientes y materiales del momento, pero no obviarlos, debemos utilizarlos y comprender que en educación también existen tendencias como en el mundo de la moda y así deben ser tratados y utilizados. El problema viene cuando de una moda hacemos una religión y nos estancamos en ella. Seguramente en nuestro armario estén o hayan estado vaqueros acampanados, rectos, piratas, de pitillo.. dependiendo de la moda, se trata de un cambio de patrón pero de la misma prenda tejida con el mismo material. Algo así es lo que quiero decir que debe hacer la escuela y la esencia de la innovación ; saber cambiar patrones siendo fieles a un mismo tejido, es una actitud que tienen que tomar los centros y los educadores

¿Utilizas metodologías innovadoras en el aula? ¿Cuáles?

Trabajo en dos líneas que me parecen fundamentales hoy en día, persiguiendo precisamente el fin de formar personas competentes en lo personal y en lo profesional. Mi epicentro es la teoría de las inteligencias múltiples, todos tenemos talentos y somos inteligentes a distintos niveles, me parece vital que la escuela sepa ver y reconocer esto, sepa darle la misma validez un niño con unas habilidades sociales increíbles o un talento para la música frente a otros con unas habilidades buenísimas en lengua o matemáticas. Todas las inteligencias tienen que tener cabida y reconocimiento y a la misma vez hay que trabajar en la línea de saber propiciarle a los alumnos herramientas para sacar su máximo potencial de ellas ,al igual que desarrollar otras inteligencias que el sistema educativo tiene mas descuidadas como pueden ser la inteligencia naturalista o intrapersonal.  Teniendo esta teoría como epicentro, es donde me apoyo muchísimo para explicar, para enseñar a pensar, para trabajar en equipo, o elaborar mapas o esquemas desde que los niños entran en Infantil, con pictogramas o palabras, según el nivel. Esto es la base de la capacidad para saber ordenar, procesar y sintetizar la información y precisamente en esta era de excesos de información, la clave la tendrán los que sepan realizar estos procesos con éxito.

¿Qué te ha llevado a apostar por el cambio educativo?

Una vez leí algo que no he podido olvidar: “Los problemas del mundo actual los hemos creado nosotros, pero los tendrán que resolver las nuevas generaciones. Es imposible que lo consigan si lo que les enseñamos es a proceder como nosotros lo hacíamos al crear dichos problemas”.

                                                             Tiao Rocha – antropólogo y docente.


Resume la necesidad de un cambio.

¿Qué mejorarías de nuestro sistema educativo?

Cambiaría el proceso de selección de los docentes. También, que no sea obligatorio un reciclaje continuo es algo impensable en otras profesiones. Por último, el cambio contaste de leyes y el sistema de evaluación.

Elige una palabra para tu centro: ¿favorecedor o limitador?

Favorecedor. Mi centro pertenece a la congregación Hermanas del Amor de Dios que tiene colegios repartidos por toda España y en diversos lugares del mundo. Estos colegios apuestan por la innovación, el reciclaje continuo y una autoevaluación permanente. Precisamente esta actitud les llevó a implantar una metodología basada en las inteligencias múltiples  hace ya 6 años, cuando en esta línea eran pocos los colegios que se movían y con el referente del éxito ya obtenido en colegios como el de Monserrat del Pozo. A nivel personal me pareció algo muy motivador y valiente por su parte, tanto que puso patas arriba la forma que teníamos de trabajar en nuestro centro he hizo que trabajar como maestra además de ser un placer fuera la gran aventura de mi vida.

¿Has participado en algún proyecto que quieras destacar?

He escrito un libro “Inteligencias múltiples en educación infantil” que actualmente va por su tercera edición y que quedó finalista en los premios Circulo Rojo en la categoría de docencia. Pero de lo que más orgullosa estoy es de haber creado a “Los Cokitos” un método de lecto escritura basado en las inteligencias múltiples.

¿Qué características debe tener un líder educativo?

Siguiendo con el símil de la moda, creo que un líder educativo tiene que ser un coolhunter (captador de tendencias), saber qué se lleva o se vive en la calle, en la sociedad , en el momento, debe ser un camaleón para saber adaptarse, no tiene que tener miedo de decir lo que piensa, tiene que arriesgar, tener empatía para localizar las necesidades de los alumnos, las que vive la sociedad y  ser un maestro transmitiendo estrategias a los demás docentes, “saber enseñar como enseñar” y por supuesto no creo en ningún líder educativo que no este a pie de aula.

Si tuvieras que crea un “club educativo” ¿a quién invitarías?

A todos aquellos anónimos que hacen cosas extraordinarias desde sus aulas.

Web: www.loscokitos.com

Facebook: “Inteligencias Múltiples en Educación Infantil. La práctica en el aula”

Entrevistamos a Toni Solano

Captura de pantalla 2016-08-09 a las 15.17.52

Toni Solano es director y profesor de Lengua y Literatura en el IES Bovalar de Castellón de la Plana. Diseña y coordina cursos de formación del profesorado y ha impartido clases de Didáctica de la Lengua en la Universitat Jaume I y de preparación de oposiciones docentes. También forma parte del equipo de tutores en red del Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y Formación del Profesorado (INTEF), donde ha tutorizado el curso de Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP).

¿Si tuvieras que elegir un momento de tu vida profesional, con cuál te quedarías?

Los momentos más emocionantes de mi vida profesional están ligados al reconocimiento del trabajo en el aula, sobre todo cuando llega directamente al alumnado. En varias ocasiones, han venido periodistas al aula para entrevistar a mis alumnos sobre las tareas que hemos publicado en las redes; esto les satisface de verdad y les hace sentir que sus trabajos de clase valen la pena, lo que también me llena de orgullo profesional. De entre todos esos instantes, escogería, sin embargo, la ocasión en que unas alumnas de PCPI habían trabajado sobre una de las historias de nuestro exilio. Investigaban acerca de los supervivientes del buque Stanbrook y elaboraron un diario ficticio de una de sus protagonistas. Cuando acabamos aquella tarea, a través de las redes, contactamos con la verdadera protagonista, Helia González, que agradeció efusivamente que mantuviésemos viva la memoria histórica entre los jóvenes. Fue realmente emotivo para todos (http://www.repasodelengua.com/2014/07/dotando-de-sentido-la-sinrazon.html).

¿Qué es para ti la innovación educativa?

La innovación educativa es anticiparse a las necesidades inmediatas de nuestro alumnado. Nos resulta imposible atisbar el futuro, pero tenemos un presente que crece ante nuestros ojos. Si resulta triste no dar respuesta a lo que necesitan hoy nuestros alumnos, más descorazonador es comprobar que los estamos educando para un modelo caduco e inexistente. La innovación educativa debería partir de algunas premisas esenciales:

a) La información circula hoy en un flujo intenso e inabarcable, de modo que la educación nunca puede sustentarse en la acumulación de datos

b) La conectividad de espacios reales y virtuales construye ya un universo continuo y sin límites, por lo que la Escuela no puede alzarse como un bastión aislado de las redes prohibiendo y restringiendo esa interconexión. Ir a la Escuela no debería convertirse para los chavales en un viaje al pasado.

c) Las aulas deberían ser un lugar de trabajo en el que docentes y alumnado trabajan, indagan, experimentan, aciertan y se equivocan juntos; dejar para casa lo que debe hacerse en el aula no tiene ya ningún sentido.

d) La Escuela como lugar de aprendizaje del siglo XXI necesita un modelo educativo legal y pedagógico estable a largo plazo, pero lo suficientemente flexible como para que se desarrollen metodologías activas en continua revisión: una escuela siempre en versión beta.

¿Utilizas metodologías innovadoras en el aula?

No sé si mis propuestas didácticas son innovadoras o no, pero tiendo a plantear mi programación con el horizonte de las premisas que he señalado arriba. Procuro que se trabaje en el aula con herramientas actuales, bajo proyectos colaborativos, siempre conectados en red y con un enfoque comunicativo contextualizado en la realidad de mi alumnado. No creo en la innovación basada en el hardware, ni en la acumulación de aplicaciones o recursos digitales. Tiendo a la sencillez de herramientas como Blogger o Google Drive que me permiten el trabajo colaborativo y la difusión de tareas. En ese sentido, mi innovación consiste en generar tareas motivadoras distintas cada curso. A veces lo consigo.

¿Qué te ha llevado a apostar por el cambio educativo?

Cuando llegué a mi centro hace unos diez años, descubrí que había grupos que funcionaban bien con los modelos educativos tradicionales, pero que otros grupos acumulaban un porcentaje inaceptable de fracaso escolar. Pensé que ese alumnado merecía mi atención tanto como el resto y que sería una falta de responsabilidad profesional no dar una respuesta adecuada para ellos. Ese cambio de perspectiva me hizo ver que hay demasiadas malas prácticas docentes basadas simplemente en usos y costumbres de otras épocas: exceso de tareas gramaticales mecánicas, ejercicios ortográficos descontextualizados, ausencia de actividades de expresión oral, enfoques ineficaces a la hora de abordar la lectura en el aula, etc. Vi que se seguía poniendo énfasis en aprendizajes obsoletos o desligados de la vida real de nuestra época: un alumno podía pasar toda la ESO sin haber escrito un trabajo a ordenador sin que el docente supervisase su escritura o la búsqueda de información mientras lo hacía. Todo un sistema basado en dejar fuera del aula la adquisición de competencias, mientras en clase el docente explicaba o corregía, sin apenas retroalimentación o interacción. También me sorprendió que de las aulas nunca trascendiera el trabajo que se hacía en ellas. Era consciente de que muchos compañeros realizaban tareas interesantes, pero nadie las compartía. Para mí, la difusión del trabajo de aula es un elemento fundamental en la mejora metodológica.

Elige una palabra, tu centro: ¿favorecedor o limitador?

A pesar de que nos ha tocado vivir unos años muy duros, con recortes que han perjudicado mucho a nuestro alumnado, creo que mi centro ha sido favorecedor de buenas prácticas ligadas a las TIC y al cambio metodológico. En el claustro hay varios docentes que trabajan por proyectos, que elaboran portafolios con sus alumnos o que usan las TIC como elemento de mejora en sus clases. Aunque defiendo que el cambio metodológico debe llegar desde la base, a partir de una actitud individual proclive a la reflexión y mejora, el empuje de los equipos directivos y de la administración educativa supone también una ayuda necesaria. Convendría que las respectivas inspecciones educativas tomasen nota de los retos que exige educar en el siglo XXI y que facilitasen la labor de quienes están dispuestos a tirar hacia adelante.

¿Qué mejorarías de nuestro sistema educativo?

A propósito de la publicación del Libro Blanco de la Profesión Docente, de José Antonio Marina, escribí un artículo en mi blog, “Del libro blanco a la realidad gris” (http://www.repasodelengua.com/2015/11/del-libro-blanco-la-realidad-gris.html), en el que recorrí con cierto detalle los diversos elementos que habría que revisar en el sistema educativo, desde la formación inicial del profesorado a la implicación de las familias. Como docente, creo que el sistema actual necesita urgentemente estabilidad, es decir, un marco legal duradero y con un enfoque flexible que permita ajustes sin tener que derribar y empezar de cero. Muchos docentes no confían en el cambio educativo porque están aburridos del carrusel de leyes educativas que se sobreponen unas a otras a mitad de cuajar. Por si fuera poco, esas leyes las redactan en muchos casos sin contar con ellos, sin preguntar cuáles son los verdaderos problemas y retos de un aula real. Por tanto, como mejora del sistema, consenso y diálogo.

Si estuviera en tu mano cambiar algo en la educación actual, ¿qué cambiarías?

Tal y como están redactados los currículos muchos docentes creen que su obligación es “transmitir” a sus alumnos todos los contenidos que se recogen en la ley, sin tener en cuenta que sobre ellos se prioriza la consecución de las competencias. Eso genera un erróneo planteamiento que convierte al libro de texto (o las fotocopias que lo sustituyen) en una “biblia docente” que hay que acabar al precio que sea. Por tanto, eliminaría del currículo los bloques de contenidos y dejaría únicamente las competencias desglosadas en criterios de evaluación claros.

¿Has participado en algún proyecto que quieras destacar?

Me resulta muy difícil elegir sólo uno de los proyectos, pues detrás de todos hay unas vivencias de aula que me han emocionado.  La mayoría de ellos han sido proyectos colaborativos que me han aportado mucho por el intercambio de ideas con otros docentes: “Callejeros Literarios”, “Homenaje a Miguel Hernández”, “Un paseo con Antonio Machado”, “Piénsame el amor y te comeré el corazón”, “El Quijote sincopado”, «El barco del exilio» o “Quijote News”. Como ocurre con los hijos, es imposible señalar al preferido.

¿Qué características debe tener un líder educativo?

Personalmente, agradezco que haya actualmente un interés mediático por la Educación y que salgan a la luz docentes, como César Bona, que hacen visible el esfuerzo del colectivo en estos tiempos complicados; es algo que merecemos después de haber sufrido el descrédito de unos gestores educativos que nos hicieron aparecer ante la opinión pública como un gremio elitista y corporativo. Sin embargo, no acaba de gustarme del todo ese concepto de líder educativo. Creo que en educación necesitamos, sobre todo, gente que comparta experiencias y que esté dispuesta a dialogar y a cuestionarse sus propias prácticas docentes. Desconfío de los líderes de salón y de algunas pedagogías que sólo funcionan en los libros y en las citas grandilocuentes de Facebook. Llevo años impartiendo cursos de formación del profesorado en los que suelo contar casi siempre lo mismo, pero al final de mis charlas acabo enseñando los trabajos de aula de mi alumnado. Eso es lo que cuenta para mí, compartir lo que hacen mis estudiantes.

Si tuvieras que crear un “club educativo” ¿a quién invitarías?

Invitaría a muchos profes que he ido encontrando por el camino, profes que están haciendo cosas maravillosas en sus aulas pero que no se han atrevido todavía a contarlas. Sería un club muy activo en las redes, donde aún necesitamos mostrar que la Escuela está viva y que mira al futuro. Sería el club de los optimistas, de los que vemos el vaso de la escuela medio lleno, frente a esa minoría que mira al pasado con nostalgia. Educación se escribe con “e” de Esperanza.

Web: http://about.me/tonisolano

Blog: www.repasodelengua.com

Twitter: @tonisolano

Entrevistamos a Salvador Rodríguez

Captura de pantalla 2016-08-08 a las 17.33.38

Salvador Rodríguez, como él mismo se define «entusiasta de la educación» es pedagogo, blogger, formador y asesor en innovación educativa, creatividad, educación emocional y educación en valores. 
Entre su experiencia en el mundo de la educación destaca haber sido profesor de la escuela de magisterio de la Universidad de Barcelona, profesor en diversos cursos de posgrado y maestro de Educación Física en Primaria. Actualmente es asesor pedagógico en el ámbito editorial.

 

 

 ¿Si tuvieras que elegir un momento de tu vida profesional, con cuál te quedarías?

Cuando tienes la suerte de que tu profesión y tu vocación coinciden, es muy difícil quedarte con un solo momento de tu vida profesional. Sin duda, escogería cualquiera de esos momentos en los que se refleja la ilusión en la cara de los alumnos (de cualquier edad y en cualquier circunstancia) cuando disfrutan aprendiendo, cuando sienten que son partícipes de lo que sucede en el aula.

Pero, después de casi 30 años dedicado al mundo de la educación en ámbitos muy diversos, me quedo con los proyectos que aún están por venir. Estamos viviendo un momento de cambio muy interesante en la manera de entender la educación y estoy convencido de que lo que nos depara el futuro inmediato será apasionante.

¿Qué es para ti la innovación educativa?

La innovación es un elemento esencial de la educación. Constantemente hay que buscar la manera más adecuada de dar respuesta a las necesidades cambiantes de los alumnos. Innovar no significa hacer las cosas de otra manera porque sí, sino que tiene que ver con una mejora de los procesos de enseñanza/aprendizaje. Hacer las cosas de manera distinta sin que se produzca una mejora en el proceso, no es innovar.

Estoy convencido de que para innovar no siempre es necesario, o no siempre es lo más efectivo, arrasar con todo lo existente y construir algo radicalmente distinto. En general, los cambios son más eficaces cuando se hacen partiendo de la base de lo existente, conservando los aspecto positivos y cambiando aquellos que no funcionan.

¿Utilizas metodologías innovadoras en el aula?

En mis clases siempre he utilizado metodologías que requieren de la participación activa de los alumnos. Mucho antes de que se pusiera de moda la clase invertida o flipped classroom, hace unos 20 años, en la universidad yo hacía que mis alumnos de Didáctica de la Educación Física estudiaran por su cuenta los principales conceptos para poder hacer clases prácticas aplicando lo que ya traían estudiado de casa.

Actualmente, en mis formaciones con docentes, no utilizo la clase magistral sino que planteo las sesiones como guía para que sean los participantes los que construyan su aprendizaje.

¿Qué te ha llevado a apostar por el cambio educativo?

La certeza de que el mundo ha cambiado radicalmente en los últimos años y de que la educación que se ofrece en nuestros centros apenas se ha modificado. La inquietud de que no estamos dando a las nuevas generaciones las herramientas (conocimientos, competencias, habilidades, destrezas…) que necesitan para tener una vida plena en un mundo de incertidumbre. En definitiva, apuesto por el cambio educativo, por la nueva educación, ante la evidencia de que no estamos cumpliendo adecuadamente con nuestro cometido y ese es un lujo que la sociedad no puede permitirse.

Elige una palabra, tu centro: ¿favorecedor o limitador?

Actualmente no trabajo en ningún centro fijo. Pero creo que no son las instituciones sino las personas las que posibilitan que se favorezca el cambio de paradigma educativo. Conozco casos de docentes, que a base de ir insistiendo, venciendo resistencias y haciendo pedagogía de sus ideas innovadoras, han conseguido que centros educativos con muy poca inclinación al cambio acaben siendo centros de referencia. Las buenas prácticas educativas difícilmente se producen por decreto, son docentes que aman su profesión los que las promueven.

¿Qué mejorarías de nuestro sistema educativo?

Dejaría de hacer reforma tras reforma para abordar un cambio radical. Dejaría un poco de lado los resultados de PISA para centrarnos, como han empezado a hacer en Finlandia, en la alegría de aprender como motor del cambio educativo. Me fijaría más en el proceso que en el resultado y procuraría personalizar los procesos de enseñanza/aprendizaje más que en estandarizarlos.

Si estuviera en tu mano cambiar algo en la educación actual, ¿qué cambiarías.

Sin duda alguna, separaría la educación de la política. Dejaría las decisiones sobre los cambios en el sistema educativo en manos de los profesionales que están día a día trabajando desde cualquier ámbito de la educación y les quitaría esa potestad a los políticos, cuyas decisiones buscan el provecho propio y no el bien común.

¿Qué características debe tener un líder educativo?

Un líder educativo tiene que ser empático, seductor, buen comunicador, dialogante, entusiasta. En la actualidad, hay grandes líderes educativos pero me gustaría destacar la figura de César Bona, que gracias a la repercusión mediática que ha alcanzado  se ha convertido en el altavoz de la nueva educación.

Si tuvieras que crear un “club educativo” ¿a quién invitarías?

A todo aquel que quiera hacer de la educación una herramienta efectiva para que las nuevas generaciones puedan vivir con plenitud en nuestra sociedad. Sería un club abierto a todo el mundo.

El Blog de salvaroj http://www.salvarojeducacion.com/

Twitter: @salvaroj

Entrevistamos a Óscar González

Captura de pantalla 2016-08-08 a las 16.07.11

Óscar González es profesor de Educación Primaria, escritor, asesor educativo y conferenciante. Es el fundador de la Alianza Educativa, un proyecto que tiene como objetivo mejorar las relaciones entre las familias y la escuela. Además es director de la Escuela de Padres con talento. Colabora como experto en los distintos medios de comunicación. Ha sido galardonado con el Premio Magisterio 2013 por su empeño en mejorar y hacer más fluida la relación entre escuela y familia y sus iniciativas que permiten a numerosas familias formarse para reforzar la educación de sus hijos.

¿Si tuvieras que elegir un momento de tu vida profesional, con cuál te quedarías?

Personalmente he vivido experiencias fantásticas (publicaciones de libros, puesta en marcha de nuevos proyectos, Premio Magisterio 2013, etc.) a lo largo de mi vida profesional pero si me das a elegir únicamente uno me quedaría con el momento actual. Me gusta vivir y disfrutar el presente. Creo que ya tendré tiempo de añorar y recordar el camino que he andado para llegar hasta aquí. Y digo el momento actual porque es el único en el que puedo hacer algo si realmente quiero cambiar cosas. Y creo que la educación actual está demandando justamente eso: cambios. Vivimos en una sociedad que cambia a un ritmo vertiginoso. El mundo educativo no es ajeno a estos cambios: las nuevas tecnologías, los cambios en los sistemas educativos, en los entornos, etc. Todo ello en el marco de una gran crisis global. Por este motivo creo que es necesario que desde los centros educativos, en nuestras aulas iniciemos una transformación profunda a través de una innovación real y efectiva que nos ayude a establecer un cambio educativo.

¿Qué es para ti la innovación educativa?

Cuando hablamos de innovar inmediatamente nos vienen a la cabeza imágenes de productos tecnológicos que han revolucionado nuestra sociedad pero para mi innovar es ir más allá: es ofrecer algo distinto, diferente y revolucionario en cualquier ámbito. Y en educación se puede y se debe innovar introduciendo materiales, metodologías y formas de actuar que ayuden a trascender el sistema caduco en el que todavía se asienta la escuela del siglo XXI. Pero no solo esto es innovar… Eso es solo una parte. Debemos cambiar muchos aspectos de nuestro sistema más allá del aula. Innovar pasa por entender algo tan obvio como que el niño es el principal protagonista del aprendizaje. Y ahí es donde debemos poner el foco: no se trata tanto la forma en que lo hacemos sino el resultado que obtenemos.

Para esta nueva educación necesitamos profesores innovadores, verdaderos emprendedores educativos que apliquen ideas novedosas a problemas reales y que obtengan como resultado «nuevas formas de hacer» que más adelante se generalicen y utilicen ampliamente.

¿Utilizas metodologías innovadoras en el aula?

Como ya he comentado, lo principal es únicamente introducir metodologías innovadoras o novedosas en el aula porque nos han dicho que funcionan y nos llevarán al éxito sino buscar nuestra propia metodología que nos ayude a conectar con nuestros alumnos.  ¿Cuáles? Por mi experiencia en estos 16 años que llevo trabajando en al aula la clave está en dos elementos fundamentales: ESCUCHAR a nuestros alumnos y que las clases se impregnen de SENTIDO DEL HUMOR poniendo el foco en lo positivo y no en condenar el error, el fallo. Todo ha de servirnos como un medio para aprender. Lo importante es el factor HUMANO: escuchar los intereses de mis alumnos, sus sentimientos, miedos, etc. Además me gusta innovar en la relación con las familias y no quedarme únicamente con las tutorías de madres y padres, debemos ir más allá. En este sentido, queda mucho por hacer… Los centros educativos del siglo XXI deberían convertirse en verdaderas «incubadoras de ideas prácticas» que nos ayuden a salir de esta crisis permanente en la que está envuelta la educación. Necesitamos claustros innovadores y AMPAS innovadoras que no se dejen llevar por la inercia y que promuevan CAMBIOS reales en su entorno. Es fácil criticar y ver fallos en las ideas de los demás. Nuestra función no es criticar las ideas sino apoyarlas o dar alternativas inteligentes que mejoren estas ideas. 

¿Qué te ha llevado a apostar por el cambio educativo?

Me he dado cuenta que para ser parte de la solución en primer lugar debemos ser conscientes que somos parte del problema y a partir de ahí empezar a buscar soluciones… La educación tiene que cambiar. Esto es urgente y necesario y para que esto ocurra necesitamos del compromiso individual de cada uno de nosotros para aportar soluciones. Necesitamos con urgencia un compromiso educativo de la sociedad. No podemos esperar de manera ingenua a que los gobiernos resuelvan el problema educativo porque hasta la fecha, hemos dejado esta toma de decisiones en manos de los políticos y la situación lejos de mejorar no ha hecho más que empeorar. ¿Por qué motivo? Porque las soluciones aportadas son pequeños parches: cambiar la ley educativa y establecer numerosas reformas que nos han ido encerrando en un callejón sin salida del que es difícil (pero no imposible) salir.

Hay una frase de Gandhi que me encanta y que nos indica cuál es el camino a seguir: “tú debes ser el cambio que quieres ver en el mundo” y que con mucho atrevimiento suelo utilizar aplicándola al tema que nos ocupa: “tú debes ser el cambio que quieres ver en el mundo educativo”. Y es que cada uno de nosotros debe tomar sus propias decisiones y comprometerse a llevar a cabo un cambio personal si realmente queremos cambiar algo. Y de este compromiso educativo personal surgirá un compromiso educativo social más amplio en el que todos y cada uno de nosotros seremos auténticos protagonistas: la escuela, las familias, los medios de comunicación, los políticos, etc. Seremos promotores de grandes cambios y transformaciones sociales.

Elige una palabra, tu centro: ¿favorecedor o limitador?

Como soy consciente de que mi respuesta va a crear controversia te diría que hay de todo: personas que facilitan pero otras tantas que limitan. Lo importante es hacer y también dejar hacer. Y esto último todavía hay gente que no lo entiende.  Escribí hace un tiempo un artículo sobre la necesidad de “desintoxicar” la educación, ya que considero que hay muchos “claustros tóxicos” donde el ambiente es irrespirable, donde la crítica es la base en la relación de sus miembros. Lo que no se dan cuenta es que al final el gran perjudicado de todo esto es el niño. Hablamos de “Planes de convivencia” para los alumnos cuando en ocasiones serían necesarios “Planes de convivencia” para los adultos. Eduquemos con nuestro ejemplo.

¿Qué mejorarías de nuestro sistema educativo?

Muchas cosas. Esta son solo alguna de ellas:

  • El elevado índice de fracaso y abandono escolar así como el nivel de paro juvenil.
  • Los resultados de nuestro país en las pruebas internacionales que evidencian que hace falta un cambio, una transformación profunda de nuestro sistema educativo.
  • Las continuas reformas educativas por parte de los políticos de turno. Como bien afirma Richard Gerver “los Gobiernos no tienen el valor necesario para comprender que el futuro no es una serie de continuas reformas, pequeños ajustes y nuevas políticas. Se trata de emprender una transformación radical”.
  • Nuestro sistema condena el error y no lo aprovecha como una oportunidad de aprender y crecer.
  • La desconfianza de la administración hacia los profesionales de la educación. Como destaca Ken Robinson: “la educación no sucede en las salas de comités de nuestros edificios legislativos sino en salones de clases y escuelas, y las personas involucradas son los maestros y alumnos, y si se quita su criterio, deja de funcionar. Hay que devolvérselo a la comunidad educativa”.
  • El sistema no se adapta a la diversidad sino a la conformidad, no se individualiza la enseñanza y el aprendizaje de nuestros alumnos.
  • Existe un recelo y una desconfianza mutua entre familias y profesorado. Necesitamos formar un auténtico EQUIPO educativo de calidad. No podemos perder el tiempo en competir, necesitamos compartir.
  • Una excesiva politización de la educación a todos los niveles (sindicatos de profesores,AMPAS, etc.). Como afirma R. Gerver “tenemos que limitar el control que tienen los políticos para que los educadores puedan educar y los niños puedan aprender de una forma centrada exclusivamente en los jóvenes y en el desarrollo de su potencial”. Que nuestros políticos empiecen a preocuparse más por las generaciones futuras y menos por las próximas elecciones.
  • La educación actual no fomenta la creatividad y la curiosidad sino que más bien la reprimen y anulan.

Lo que ocurre es que seguimos sin emprender una auténtica transformación de la educación, esperando a que “alguien lo haga por nosotros”. No podemos olvidar que TODOS podemos aportar nuestro granito de arena a este CAMBIO EDUCATIVO.

Si estuviera en tu mano cambiar algo en la educación actual, ¿qué cambiarías?

Empezaría por establecer una auténtica ALIANZA entre las familias y la escuela. Familias y escuela no podemos permitirnos el enfrentamiento: necesitamos avanzar juntos, de la mano ya que está en juego el futuro de la infancia, es decir, el futuro de nuestra sociedad. Debemos promover la colaboración y participación de las familias. Los padres deben formar EQUIPO con el profesorado apoyándose en estos cuatro pilares fundamentales:

  • Una buena comunicación.
  • Una elevada participación.
  • Colaborar en las actividades que se nos plantean desde la escuela.
  • Implicación en la educación de nuestros hijos ya que es un factor decisivo en el éxito escolar de los mismos.

Un alejamiento de la familia con respecto de la escuela siempre tiene consecuencias negativas. Tenemos la obligación de convertir la escuela en un espacio de cooperación entre el profesorado y las familias.

¿Has participado en algún proyecto que quieras destacar?

He tenido la suerte de poder participar en muchos proyectos pero entre ellos destacaría mi proyecto de Escuela de Padres con talento (www.escueladepadrescontalento.es). Se trata de un nuevo modelo de Escuela de Padres y Madres práctico y dinámico que ofrece resultados reales. Una de las quejas frecuentes de los centros educativos es que los padres y las madres no participan en este tipo de iniciativas. Ofrecemos un proyecto avalado por una altísima participación e implicación por parte de las familias. Estamos convencidos de que no existen recetas mágicas para educar a nuestros hijos, no poseemos la “alquimia educativa” que nos resuelva todos los problemas pero sí que podemos ofrecer una serie de pautas, herramientas y principios educativos que nos ayuden y nos faciliten esa tarea. Muchos padres de hoy se encuentran con grandes dificultades a la hora de abordar los problemas educativos de sus hijos.

Nuestra intención es la de prepararlos para que aprendan y encuentren su propio estilo y forma de educar a sus hijos. Nosotros queremos estar junto a ellos para orientarlos, ayudarlos, acompañarlos, escucharlos, asesorarlos, etc. y ofrecerles lo que buscan: soluciones.

Además de los mencionados, uno de nuestros objetivos prioritarios es el de “aprender todos de todos”. Este proyecto es una experiencia enriquecedora para todos los participantes donde la visión y experiencia de otros padres nos ayudarán a completar y enriquecer la propia. El proyecto incluye muchas novedades: formación presencial + online, biblioteca de madres y padres, club de madres y padres, boletín familias, grabación de las sesiones, etc.

¿Qué características debe tener un líder educativo?

Lo importante es destacar que todos podemos convertirnos en líderes educativos. Personalmente considero que debe reunir una serie de características:

  • Tienen una visión.
  • No desfallecen en el camino.
  • Son persitentes, pacientes y constantes.
  • Saben comunicar.
  • Mantienen la calma ante cualquier conflicto.
  • Conocen sus limitaciones.
  • Empáticos.
  • Sentido del humor.
  • Ejemplo vivo de lo que quieren transmitir.
  • Etc.

Si tuvieras que crear un «club educativo» ¿a quién invitarías?

Invitaría a personas de todos los sectores de la comunidad educativa para que me transmitieran sus ideas… Creo que es importante que dejemos a un lado nuestro ego y aprendamos de todos. En la escuela estamos tan preocupados por enseñar que se nos olvida que todavía tenemos mucho que aprender. Y no olvidemos que nuestros alumnos tienen mucho que enseñarnos…

Web: www.escueladepadrescontalento.es

Blog: www.elblogdeoscargonzalez.es

Twitter: @OscarG_1978

Entrevistamos a Núria Miró

CnpjLRxWEAQL-aW

M. Núria Miró es la directora del Col·legi Montserrat de Barcelona, pionero en incorporar las inteligencias múltiples a sus metodologías y fundamental para entender los cambios educativos de los últimos años dentro de nuestras fronteras. La educación necesita líderes que pongan en marcha proyectos educativos innovadores y transmitan su pasión y sus experiencias del cambio. Aprender hoy y liderar mañana, el nuevo libro de Montserrat Del Pozo, Núria Miró, Monika Horch y Cecilia Cortacans, habla sobre cómo liderar un Proyecto Educativo exitoso e innovador que responda a las necesidades del siglo XXI. Todo a través de la propia experiencia en el Colegio Montserrat.

¿Si tuvieras que elegir un momento de tu vida profesional, con cuál te quedarías?

Con el actual. Es un momento de crecimiento, de formación continua, de muchos proyectos, de puesta en práctica del cambio y la innovación educativos, de mirada hacia adelante con un vasto horizonte en perspectiva. Un momento de primavera en educación.

¿Qué es para ti la innovación educativa?

Un imperativo y una gran oportunidad. La mirada al mundo de mañana y a mis alumnos de hoy me llevan a la exigencia de ofrecerles las herramientas necesarias para que lo que aprendan hoy lo puedan utilizar mañana. Si educamos para la vida y nuestro mundo ha cambiado y sigue cambiando, la educación no puede quedarse atrás, debe innovar.

¿Utilizas metodologías innovadoras en el aula? ¿Cuáles?

Por supuesto. Haber optado por la innovación me ha llevado a diferentes cambios. Haber transformado el currículo me ha hecho adoptar metodologías diferentes mucho más activas. El aprendizaje cooperativo, el aprendizaje basado en problemas, el trabajo interdisciplinar por proyectos, el pensamiento crítico y creativo, las rutinas de pensamiento que, asimiladas, van formando la cultura de pensamiento, el aprendizaje y servicio o el Design Thinking, y el uso del portfolio como lugar de visibilización del aprendizaje y el crecimiento personal de cada alumno.

¿Qué te ha llevado a apostar por el cambio educativo?

La realidad diaria del aula y, una vez iniciado el cambio, los buenos resultados obtenidos.

Elige una palabra, tu centro: ¿favorecedor o limitador?

Favorecedor, por supuesto. Es un Centro que acompaña, facilita, ayuda, ofrece oportunidades, crea posibilidades. Un espacio de encuentro y de diálogo inteligente.

¿Qué mejorarías de nuestro sistema educativo?

Pienso que habría que comenzar por independizarlo de la política. Habría que ir a un buen pacto educativo. Dedicar más recursos a la formación del profesorado, introducir cambios en el currículo de las facultades de educación para que hubiera más práctica que teoría. El profesorado es clave.

Si estuviera en tu mano cambiar algo en la educación actual, ¿qué cambiarías?

Mayor atención a los recursos humanos. Un currículo más abierto. Mayor autonomía a los Centros y propondría a todos que llevaran a cabo las cuatro grandes transformaciones que llevan a la innovación y al cambio: transformación del currículo, de las metodologías, de la evaluación; del rol del profesor y del alumno; de la organización y de los espacios físicos y digitales.

¿Has participado en algún proyecto que quieras destacar?

La oportunidad de crear un programa de formación docente para el cambio y la innovación y llevarlo a cabo con cientos de docentes, siendo testigo del despertar ilusiones, esperanzas y de la puesta en acción con éxito de tantas cosas que se realizan en el Col·legi Montserrat en muchos otros contextos culturales, sociales.

¿Qué características debe tener un líder educativo?

Hago mías las que están magníficamente descritas en el último libro de M. Montserrat Del Pozo “Aprender hoy, liderar mañana”: “Una buena inteligencia emocional, capacidad de comunicación, visión clara que responda a las necesidades del grupo, interculturalidad, pensamiento flexible y el convencimiento de que en el siglo XXI el liderazgo ha de ser compartido.”

Si tuvieras que crear un “club educativo” ¿a quién invitarías?

Por supuesto y en primer lugar a M. Montserrat Del Pozo, pionera en la innovación educativa. Y me encantaría invitar a tantos profesores que han hecho los cursos de “profesores por el cambio y la innovación” y que lo están llevando a la práctica en sus aulas con una entrega, dedicación y entusiasmo verdaderamente recomendables. Ellos son los motores del cambio y la mejor esperanza para la educación. Tendrían cabida en él y serían muy bienvenidos todos los que aman la educación, aman a sus alumnos y disfrutan con su trabajo.

Web: www.cmontserrat.org

Twitter: @nmiro